Inicio / Opinión / Ikarosu Tōma / Cabello de ángel, un fenómeno extraordinario

Cabello de ángel, un fenómeno extraordinario

El “cabello de ángel”, denominado así por sus propiedades físicas, es una sustancia que se describe como “telarañas” que caen en forma de copos o fragmentos de dos a 3 cm de ancho y de 13 a 15 cm de longitud.

Según Charles Fort (principal investigador de los fenómenos fortenaos), explica que esos copos están hechos de una sustancia lo suficientemente pesada para caer del cielo a cierta velocidad y en grandes cantidades.

De sus propiedades físicas podemos destacar que es una sustancia sedosa y pegajosa que cae del cielo en forma de hilos finos que tienen parecido a las telarañas, además que es muy inestable y se desintegra el contacto con el oxígeno o el contacto humano.

Con respecto a los creyentes del fenómeno, estos afirman que el cabello de ángel es un tipo de manifestación proveniente de otra dimensión, otros universos e incluso que lo desprenden los OVNIs.

Por otro lado algunos médiums dicen sentir la presencia de espíritus durante y después de la manifestación de la caída de cabello de ángel.

Los escépticos, como es de suponerse, su postura es de que esta sustancia está hecha de silicona, magnesio, calcio y boro, o que es una especie de anomalía atmosférica cuyo origen no ha sido estudiado e identificado, y por lo tanto es desconocido hasta la actualidad por la ciencia.

Recientes estudios por parte de biólogos han arrojado la hipótesis de que se trata de telarañas creadas por ciertas especies de arañas que utilizan tejidos vegetales en grandes cantidades junto a sus telarañas, para desplazarse grandes distancias y emigrar de un lugar por medio de corrientes de aire.

Esta sustancia también ha sido registrada durante avistamientos OVNI y apariciones marianas, descrito por testigos en forma de filamentos e incluso como una sustancia gelatinosa.

Otra teoría acerca de su origen y que sostiene la religión Raeliana, y algunos ufólogos es que se crea a partir de aguanieve presente en el aire ionizado cerca de un campo electromagnético, procedente de un OVNI.

Charles Hoy Fort (1874 – 1932), pionero en la investigación de los fenómenos forteanos (denominación en su honor), hizo registro de este fenómeno en su obra "El libro de los condenados" de 1919.
Charles Hoy Fort (1874 – 1932), pionero en la investigación de los fenómenos forteanos (denominación en su honor), hizo registro de este fenómeno en su obra “El libro de los condenados” de 1919.

De los avistamientos reportados alrededor del mundo, los tenemos desde los acontecimientos registrados en Nuremberg (Alemania en 1561), hasta las apariciones marianas como el milagro de Fátima (Portugal, 1917). Además se tienen reportes en Oloron (Francia en 1952), Venecia (Italia en 1954), Évora (Portugal en 1959), además de otros lugares en Nueva Zelanda y Australia que fueron reportados en la década de 1950 aunque muchos de ellos tras análisis se determinó que eran telarañas, el más reciente fue reportado en Polonnaruwa (Sri Lanka el 20 de octubre de 2014).

A pesar de que muchos de los reportes son asociados con avistamientos OVNI, también se han encontrado reportes de personas que los encuentran en sus jardines o patios de sus casas sin haber visto antes algún objeto volador no identificado, manifestamos el fenómeno en presencia de varios testigos o sólo una persona, incluso existe el testimonio de Charles Darwin quien dijo haber visto caer sobre su barco (el Beagle) en el año de 1832.

Podemos ver claramente que este fenómeno se viene manifestando en la Tierra desde hace cientos de años y quizás millones, ya que el relato registrado como el testimonio más antiguo que se conoce data de principios del siglo XVIII (21 de septiembre de 1741).

El cabello de ángel tiene una similitud a las telarañas.
El cabello de ángel tiene una similitud a las telarañas.

Los lugares son diversos y van desde campos enteros hasta ciudades, en ocasiones pueden caer grandes cantidades y cubrir casas y autos o simplemente como pequeños y delgados hilos.

Testigos como el de un marinero en 1955 en los cielos de Carolina del Norte y el del 9 de agosto de 2001 en Quirindi, South Wales, Australia, aseguran que tras ver esferas metálicas atravesar los cielos, se presentó la caída en forma de lluvia de cabellos de ángel, la mayoría de los testimonios provienen de personas confiables y son corroborados por otros testigos.

Sin duda nos encontramos ante un fenómeno totalmente paranormal del cual aún no hay una explicación concreta y nos hace preguntarnos: ¿Cuál es su verdadero origen? ¿De qué están hechas estas sustancias? ¿Cuál es su finalidad? ¿Son parte de un experimento militar? ¿Será algún tipo de arma biológica?

” La Tierra es una granja. Somos propiedad de otra persona.”
– Charles Fort

A pesar de que algunos testigos lograron recoger y preservar muestras de esta sustancia y las trasladaron a un laboratorio para realizar pruebas, demostraron que su composición era por lo general silicón, magnesio, calcio y boro, aunque los resultados de los estudios terminaron siendo inconclusas, por lo que es necesario realizar un análisis e investigación mas detallada para encontrar su verdadero origen.

Si son telarañas, como defienden los escépticos, se necesitarían millones de arañas para producir las grandes cantidades que en algunas ocasiones se han reportado, además de que sería imposible que fueran trasladados a través de vórtices de plasma o tornados, a grandes distancias ya que cuando esto sucede el tiempo es tranquilo y sin amenaza de tormentas a kilómetros a la redonda.

Telarañas en una gran extensión de campo abierto, manifestación parecida al "cabello de ángel".
Telarañas en una gran extensión de campo abierto, manifestación parecida al “cabello de ángel”.

¿Entonces, cómo se explicarían de manera científica el origen de esta sustancia? ¿El cabello de ángel proviene del alún universo paralelo? ¿Estamos frente a una manifestación más de la naturaleza que aún no se conoce? ¿El cabello de ángel proviene de otros universos?, o simplemente nos encontramos ante las telarañas de una especie de araña que produce grandes cantidades para hacer recogidos por los vientos y trasladadas de un lugar a otro manifestándose como lluvia.

Aún no tenemos respuesta a todas estas preguntas, y lo cierto es que el fenómeno existe, se ha manifestado, se manifiesta y seguirá manifestando alrededor del mundo sin una explicación contundente.

Por Ikarosu Tōma.

Ver También

¿Existe un ser superior?

Una de las preguntas que el ser humano se ha hecho desde la antigüedad es: …

Deja un comentario